Desconocidas para el gran público hasta hace relativamente poco, las bebidas isotónicas irrumpieron en el mercado hace un par de décadas. Desde entonces no han dejado de ganar popularidad entre deportistas y no deportistas. Aunque en un inicio empezaron como bebidas para deportistas, hoy en día no es nada extraño encontrar a gente tomándolas en una terraza, en casa o de paseo. Por otro lado, mucha gente las ha incluido como parte de su rutina de entrenamiento y para reponer líquidos, sustituyendo al agua. incluso muchos médicos las recomiendan si sufrimos algún virus estomacal. Pero la pregunta es: ¿Son saludables las bebidas isotónicas? Mucha gente se hace esta pregunta y no les falta razón para ello. Es por eso que en el siguiente artículo del blog de Welthy te explicaremos todo lo que debes saber sobre estas bebidas y despejaremos las dudas que tengas. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las bebidas isotónicas?

Antes de explicar si son saludables las bebidas isotónicas después de hacer ejercicio, es necesario comprender de qué se trata, cuál es su composición y cómo afectan a nuestro organismo. 

Las bebidas isotónicas son un tipo de bebidas que contienen agua, minerales e hidratos de carbono y que tienen como objetivo reponer el agua y electrolitos que se pierden a través del sudor durante las actividades deportivas prolongadas. Es necesario quedarnos con este concepto (prolongadas), ya que están diseñadas para ello.

Una solución isotónica es aquella con una concentración de soluto exactamente igual tanto fuera como dentro de la célula. Precisamente este tipo de bebidas tienen unos niveles de minerales y de azúcares parecidos a los que encontramos en nuestra sangre. Esto hace que, una vez en el intestino, se puedan absorber rápidamente, hidratándonos de forma efectiva.

¿Son saludables las bebidas isotónicas después de hacer ejercicio?

Cuando hacemos ejercicio, sobre todo a cierta intensidad, empezamos a perder líquido y minerales a través de la sudoración. Dependiendo de cuánto hayamos sudado -sea o no como consecuencia de la actividad física- podrá ser necesario que repongamos ese agua y minerales, ya que juegan un rol fundamental en nuestro organismo. Esa es la idea que hay detrás del consumo de bebidas isotónicas: el de reponer las sales y líquidos que se han perdido después de hacer ejercicio.

No obstante, si nos paramos a analizar la composición nutricional de estas bebidas, nos daremos cuenta que las bebidas isotónicas son simplemente un refresco azucarado con una mayor cantidad de minerales. Es decir, nos hidratan y nos reponen los minerales, pero también nos aportan calorías vacías y azúcares poco saludables que no son ni útiles ni necesarios.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que no cualquier tipo de ejercicio nos supone una pérdida suficiente de minerales como para tener que repararlos inmediatamente, de aquí la importancia de la palabra “prolongado” que explicábamos antes. La concentración de minerales presente en las principales bebidas isotónicas del mercado, están pensadas para servir como repuesto energético después de ejercicios intensos o de larga duración. Es decir, después del ejercicio de un atleta de primer nivel o de una prueba muy dura, no después del ejercicio moderado o recreativo que a menudo llevamos a cabo en los gimnasios. En ese caso, los nutrientes que nos aportan las bebidas isotónicas no van a ser únicamente innecesarios, además de eso, consumirlos de forma habitual puede llevarnos a causar daños en el organismo y problemas de salud como problemas renales, alteraciones en la presión arterial, edemas o irregularidades en la frecuencia cardíaca.

La importancia de la hidratación

Esto no significa que no sea importante la hidratación o que tras hacer ejercicio debemos hacer como si nada. Obviamente que es importante reponer el agua y los minerales que hemos perdido durante el ejercicio, pero debemos tener claro que las bebidas isotónicas no son opciones saludables y que, en gran parte de los casos, una buena alimentación y una buena hidratación en base a agua ya será suficiente para cubrir los líquidos, minerales y energía que hayamos perdido durante la práctica deportiva.

Entonces, ¿Las bebidas isotónicas son buenas o malas?

Con todo lo que hemos explicado hasta el momento seguro que ya te puedes hacer una idea de la respuesta. Si practicamos actividades de alta intensidad que nos hagan sudar mucho, las bebidas isotónicas pueden ser una buena opción para reponer sales y agua. No obstante, no deberían ser la fuente principal de hidratación, ese es un rol que siempre debe jugar el agua. De hecho, si nos paramos a analizar su consumo, la mayoría de las veces el uso de las bebidas isotónicas es completamente inadecuado e injustificado, nada que unos tragos de agua y una correcta alimentación no solventen por sí solos.Si consumimos este tipo de bebidas fuera del ámbito deportivo o durante ejercicios más recreativos, su efecto en nuestro organismo será el de un refresco cualquiera, incluso peor. Ya que a la alta cantidad de azúcares, habrá que sumar un exceso de otros nutrientes, como el sodio.

En resumen, la respuesta a si las bebidas isotónicas son buenas es que lo son en unas situaciones muy concretas, mientras que en el resto son tan malas como un refresco azucarado.

Bebidas isotónicas para la diarrea, ¿Son buenas?

Nos es raro escuchar a médicos recomendar la ingesta de bebidas isotónicas en el transcurso de una gastroenteritis u otras enfermedades que puedan causar vómitos o diarrea. El objetivo detrás de esta recomendación es reponer las sales y líquidos que se pierden, intentando evitar procesos de deshidratación. En estos casos es fundamental conservar una correcta hidratación, y el agua por sí sola puede no ser suficiente, ya que necesitamos otros nutrientes para que nuestro organismo funcione correctamente.

No obstante, ahora te explicaremos por qué las bebidas isotónicas no son buenas para la diarrea, y que existen otras opciones más saludables y efectivas:

Tienen un contenido en azúcares muy elevado, lo que puede llevar a un empeoramiento de los síntomas de diarrea.
Están pensadas para reponer el sudor y el mineral que más perdemos con ella, que es el sodio. Pero con las diarreas el mineral que perdemos es el potasio y con ese aporte de sodio podemos desequilibrarlo aún más y empeorar los síntomas.

Por su alta concentración de solutos puede pasar que el intestino arrastre agua para ayudar a su disolución, causando el efecto contrario al que deseamos y perder todos esos nutrientes.

Entonces, ¿Cuál es la solución? Pues si tenemos que reponer e hidratar durante un episodio de diarrea, la mejor opción que tenemos a nuestra disposición es utilizar un suero de rehidratación oral, diseñado específicamente para ello.

Alternativas saludables a las bebidas isotónicas

Vale, ya hemos explicado por qué en la mayoría de los casos las bebidas isotónicas no son saludables. Pero, ¿Cuál es la solución?, ¿Qué debemos tomar para rehidratarnos y reponer sales durante el ejercicio físico o la sudoración? A continuación te damos un par de alternativas saludables a las bebidas isotónicas para que las tengas en cuenta:

Agua de coco

No hace falta explicar demasiado de qué se trata, tal y como nos indica su nombre es agua que sacamos del coco. Cabe resaltar que no es el coco que habitualmente consumimos en España, sino que se trata del coco verde. El agua de coco no se debe confundir con la leche de coco, que habitualmente se utiliza en la cocina y que se elabora con la pulpa del coco. Por su lado, el agua de coco, es una bebida que cuenta con un 94% de agua, vitaminas, minerales y un poco de azúcares.

Más allá de su alta cantidad de agua, que nos ayudará a hidratarnos, esta bebida contiene muchos electrolitos. De hecho, si nos fijamos en el aporte nutricional del agua de coco, nos daremos cuenta que es mucho mejor que cualquiera de las bebidas isotónicas que podemos encontrar en el supermercado:

  • Fuente de vitaminas, sobre todo del grupo B y minerales como selenio, zinc, manganeso y sulfuro.
  • Contiene aminoácidos, enzimas, ácidos orgánicos, antioxidantes y fitonutrientes.
  •  Contenido en electrolitos y sales minerales.
  • Muy baja en calorías y con pocos azúcares.
  • Contiene fibra, lo que hará que la absorción sea más lenta. 

El agua de coco es un muy buen sustituto saludable a las bebidas isotónicas, sobre todo en aquellas actividades intensas que nos hagan sudar mucho.

Agua

En actividades moderadas y si no tenemos una gran sudoración, la mejor forma para mantenernos correctamente hidratados siempre será el agua. Si esa es la opción que prefieres, y te preocupa también equilibrar la perdida de sales minerales, deberás tener en cuenta el origen y la composición del agua.

En ese caso, nos deberemos fijar que el residuo seco sea de por lo menos 200mg/l. Esta información aparece en las etiquetas de las botellas y se corresponde con la cantidad de sales minerales que nos aporta ese agua. Si elegimos un agua de mineralización débil y con menos residuo seco que 200mg/l es posible que su consumo acabe arrastrando más sales de las que nos estará aportando. Si lo deseas, también puedes añadirle electrolitos mezclando el agua con zumo de lima o limón.