En cualquier práctica deportiva, ya sea profesional, amateur o por salud, la alimentación es uno de los elementos más importantes. La natación no es distinta, de hecho, es incluso más importante que en otros deportes. Qué comer antes de nadar es una pregunta que se hace mucha gente, desde gente que va a pasar el día a la playa o a la piscina por diversión hasta deportistas de primer nivel. Es por eso que en el siguiente artículo del blog de Welthy te queremos responder a esta y otras muchas preguntas acerca de la relación entre alimentación y natación, desmontando algunos de los mitos más arraigados. ¡Sigue leyendo!

Qué comer antes de nadar

Nuestro cuerpo funciona de una forma parecida a la de un motor; necesita combustible para poder rendir. En este caso, nuestro combustible es la comida, que nos aporta la energía necesaria para que nuestro organismo pueda transformarla en movimiento. Si tenemos déficits en nuestra alimentación -o hace muchas horas que no comemos-, no tendremos la energía suficiente para poder nadar. Por otro lado, si hemos comido demasiado o poco tiempo antes de nadar, podemos sufrir indigestiones y problemas estomacales. Como en muchos otros aspectos en la vida, lo correcto se encuentra en el punto medio. A continuación te explicamos qué comer antes de nadar para poder rendir bien y no sufrir problemas derivados.

Qué comer antes de nadar en una competición o entrenamiento

La alimentación es un pilar esencial de la vida saludable. Pero si ya es importante para la población en general, aún lo es más en el caso de los deportistas, ya que su rendimiento deportivo variará dependiendo de ella. El aporte calórico que deben recibir es mayor, ya que también tienen un gasto más grande y, además, deben tener en cuenta la relación de macronutrientes tal y cómo hacemos en nuestros planes nutricionales para deportistas.

Hay otros consejos de alimentación que también son válidos para la gente que hace natación. Por ejemplo, el de las 5 comidas diarias. Esto es especialmente importante en su caso porque no es recomendable hacer ayunos prolongados. De otro modo, se podrían sufrir descensos de glucosa en el entrenamiento y achacar falta de energía.

Si te preguntas qué comer antes de nadar en una competición p entrenamiento, es necesario saber aquello que debes evitar. Esto es: bebidas y comidas azucaradas, grasas y proteínas o fibras de difícil digestión. El alimento perfecto en estos casos es la fruta, ya que no solo nos dan un aporte de hidratos, son bajos en grasas y de digestión muy fácil,  sino que también nos hidratan.

Qué comer durante un entrenamiento de natación

La natación tiene características específicas que la diferencian de otros deportes. Lo primero, y seguramente lo más obvio es que se da en un ambiente húmedo. Por otro lado, también suele darse con una alta intensidad. Esto hace imprescindible mantener una correcta hidratación, ya que, al practicarse en el agua, nos puede dar la falsa sensación de estar correctamente hidratados. Además de beber agua, si queremos reponer fuerzas y comer algo durante los descansos, lo mejor también es optar por frutas o alimentos de fácil digestión y pocas grasas.

Qué comer después de nadar

Una vez terminado el entrenamiento, debemos nutrir nuestro organismo con una buena alimentación para favorecer su recuperación. En este sentido, es importante hacerlo lo antes posible y saber qué alimentos priorizar. Después de nadar, es importante comer carbohidratos y proteínas -que son los macronutrientes que favorecen la recuperación-, y si lo hacemos antes de los 30 minutos posteriores al ejercicio, mejor que mejor.

Algunos de los alimentos perfectos para después de nadar son:

  • Yogur
  • Frutas
  • Cereales
  • Queso fresco
  • Huevo
  • Atún

Dieta para nadadores

Sabemos la vital importancia que tiene una buena alimentación en el rendimiento deportivo. Es por eso que hemos diseñado menús específicos para ellos, tanto para hombres como para mujeres. A menudo, la alimentación de un nadador se vuelve rutinaria. Sí, está claro que el arroz, el pollo y el atún dan resultados, pero una de las claves para mantener la adherencia a una dieta es que no solo nos llene los músculos, sino que también sea agradable al paladar. Es por eso que nuestros menús a domicilio para deportistas no solo cumplen con todas las exigencias de nuestra nutricionista deportiva y de tu cuerpo, sino que están cocinados diariamente para que puedas disfrutar de cada bocado. Así lo avala el testimonio de deportistas olímpicos.

¿Tienes dudas sobre qué comer antes de nadar?, ¿Cuántas calorías debes ingerir?, ¿Quieres olvidarte de estar contando hidratos y macronutrientes?, ¡Déjalo en nuestras manos y nosotros nos encargamos de todo!

¿Me puedo bañar después de comer?

Esta es una pregunta que se hace mucha gente, y es normal, puesto que desde que somos pequeños nos han dicho y redicho mil veces que no podemos bañarnos hasta pasadas 1 o 2 horas desde la comida. De hecho, es posible que tú también la hayas dicho en más de una ocasión. La continuación típica de esa aseveración es que no podemos bañarnos porque nos puede dar un corte de digestión y que, hasta que no la hayamos hecho, no podemos poner un pie en el agua. A continuación vamos a replantearnos si es verdad o no que no podemos bañarnos después de comer. ¡Te lo explicamos!

¿Los cortes de digestión existen?

Los cortes de digestión son uno de los mitos más populares de cada verano. Se ha ido repitiendo y transmitiendo de generación en generación, de forma tan masiva, que ya ni dudamos de su veracidad. Pues la verdad es que los cortes de digestión no existen, al menos, no en el sentido en el que los conocemos. Lo que sí nos puede pasar es un shock periférico, hidrocución o síndrome por inmersión. No obstante, eso no va específicamente ligado al hecho de bañarnos o de haber comido, simplemente tiene que ver con el cambio brusco de temperatura entre nuestro cuerpo y el agua. Ese shock se puede dar hayamos o no comido. Meternos en el agua después de comer no nos va a causar ningún corte de digestión, igual que tampoco lo hará meternos en la ducha o bañarnos. Sí que podemos tener una hidrocución si el cambio de temperatura es muy brusco, pero en ese caso el hecho de haber comido o no es secundario.

Y es que lo que ocurre en estos casos no es que se nos corte la digestión, sino que la tensión arterial cae de forma muy brusca, pudiendo llevarnos a la pérdida del conocimiento. Esas bajadas de tensión con pérdida de conocimiento pueden pasar en muchas otras situaciones, de hecho, seguro que has visto alguno o incluso la has sufrido. No obstante, tenerla dentro del agua es potencialmente mortal, ya que podemos ahogarnos.

¿Debemos esperar antes de meternos en el agua?

Esta pregunta tiene su miga, ya que la respuesta no es categórica. Así pues, lo que haremos será explicarte todo lo que debes saber para que puedas juzgar por ti mismo. Como te acabamos de explicar, lo conocidos como cortes de digestión (que no lo son realmente) no tienen que ver con si hemos comido hace poco o no, sino con la diferencia de temperatura entre nuestro cuerpo y el agua, que provoca una bajada brusca de la tensión. Eso es lo que debemos tener en cuenta a la hora de bañarnos y nadar. Pero está claro que la comida puede afectar y afecta a nuestra temperatura corporal.

Cuando comemos, especialmente cuando comemos mucho, las digestiones se vuelven pesadas y demandan mucha sangre. Obviamente, la sangre de la que dispone nuestro cuerpo es limitada, por lo que si se concentra en una zona no podrá estar en otras zonas. Eso provoca que aumente la temperatura -temporalmente- en esa parte de nuestro cuerpo y que baje en otras partes. Si a eso le sumamos el cambio de temperatura repentino de meternos en el agua, las probabilidades de sufrir una hidrocución o un mal llamado corte de digestión aumentan.

Pero debemos tener claro que el tiempo que haya pasado entre que hemos comido y nos bañamos no es ni el único ni el más importante de los factores. Lo que influye 100% es la temperatura a la que se encuentre nuestro cuerpo y la diferencia con la temperatura a la que se encuentre el agua. De hecho, esta es otra de las pruebas que desmienten el mito. Normalmente se dice que debemos esperar una hora, no obstante, la digestión puede alargarse 4 horas. Meternos en el agua después de haber practicado deporte intenso o haber estado tomando el sol puede ser un factor de mucho más riesgo que comer.

Como evitar un “corte de digestión”

A continuación te dejamos con algunos consejos para evitar un «corte de digestión» al ponernos en el agua:

  • Controlar nuestra temperatura corporal.
  • Intentar reducir el calor antes de entrar en el agua.
  • No meternos en el agua de forma brusca.
  • Mojarnos despacio para que nuestro cuerpo se adapte.
  • No meternos directamente después de haber tomado el sol.
  • No meternos directamente después de un ejercicio intenso.
  • Hacerlo siempre acompañado
  • No alejarnos de la orilla rápidamente
  • Salir si nos encontramos mal

¿Quieres recibir puntualmente más artículos como este?

¡Suscríbete a nuestra Newsletter y te los mandamos!

    • Información básica sobre protección de datos