Así como para aquellos que quieren bajar de peso les supone un gran esfuerzo cada kilo de menos, para las personas que quieren ganar peso y no lo consiguen, subir de peso puede conllevar mucha frustración. Además de la dificultad que tienen para conseguir sus objetivos, deben lidiar con la incomprensión de gran parte de la sociedad, que ve su cuerpo delgado y su aparente incapacidad para engordar como una bendición en vez de un desajuste nutricional como cualquier otro. Si eres de los que se pregunta por qué no puedo subir de peso en el siguiente artículo del blog de Welthy te explicaremos las razones. 

Y es que detrás de esta dificultad para aumentar tu peso, pueden haber distintas razones y causas que deberías evaluar, ¡Sigue leyendo y descúbrelas!

Razones genéticas

La mayoría de gente tiene claro que aspectos físicos como la altura, el color del pelo o el color de los ojos tienen un fuerte componente genético. Pero pocas veces tenemos en cuenta que nuestro peso y la facilidad o dificultad para aumentarlo o disminuirlo también vienen influídos por esos mismos factores genéticos. De forma resumida, podemos decir todas las personas estamos condicionados por unos márgenes de peso según nuestros genes. Esto no significa que sean determinantes, obviamente podemos aumentar más o disminuir más de lo que marcan los márgenes, pero nos resultará algo más complicado que a otras personas. ¿Cómo sucede esto? Pues porque el cuerpo tiene a su disposición distintas herramientas y métodos con los que intenta mantener el peso que se considera “genéticamente propio” de cada persona, ya sea para subir de peso como para perderlo.

Control de la ingesta

El control de la ingesta es el primero de estos mecanismos. Este control de la ingesta tiene un significado hormonal, y es que nuestro estómago segrega hormonas para señalar a nuestro cerebro de que ya estamos llenos y así impedir que sigamos comiendo más. Pero esas hormonas no se segregan en el mismo momento para todo el mundo. Hay quienes las segregan antes, por lo que dejarán de comer, mientras otras personas las segregarán mucho después. El resultado será la necesidad que se sienta de comer más o menos cantidad, lo que repercutirá en nuestro peso. Si tienes problemas para subir de peso seguramente a menudo sentirás la sensación de estar lleno mientras que gente de tu alrededor puede seguir comiendo sin problemas.

Adaptación metabólica

La segunda herramienta de la que nuestro cuerpo dispone para regular nuestro peso es la adaptación metabólica. La tasa metabólica o metabolismo basal se corresponde con la cantidad de calorías que quemamos en reposo, es decir, sin necesidad de hacer ninguna actividad física. La gente con una tasa metabólica alta puede quemar más calorías que la gente con una actividad metabólica baja, aunque la segunda realiza actividad física. Además, se ha demostrado que en según qué casos, cuando se aumenta la ingesta calórica, el cuerpo aumenta automáticamente la tasa metabólica para ajustarla a esa ingesta.

Aumento de movimientos

¿Eres de los que cuando está sentado no para de mover las piernas?, ¿Te preguntan habitualmente por qué mueves tanto las manos o las piernas? Esta podría ser la respuesta a esas preguntas. Y es que el aumento de la agitación corporal y los movimientos compulsivos son el tercero de los mecanismos que utiliza nuestro organismo para adaptarse al peso. Esta es la forma que tiene el cuerpo de aumentar la actividad física -y el gasto calórico- sin necesidad de andar o moverse. 

Poca ingesta de calorías

A fin de cuentas, las subidas o bajadas de peso se pueden establecer en base al balance calórico. El balance calórico es el resultado final de restar las calorías que nuestro cuerpo quema respecto a las calorías que estamos ingiriendo. Dependiendo de ese balance, vamos a aumentar o bajar de peso y variará nuestra composición corporal. No es lo único que debemos tener en cuenta, hay otros factores que detallaremos a lo largo del artículo, no obstante, este es el principal.

El balance calórico se explica por la teoría CICO, que no es más que la aplicación en nutrición del primer principio de la termodinámica. No hace falta que saques tus apuntes del instituto, te lo explicamos brevemente. El primer principio de la termodinámica es el que recoge la famosa frase que la energía ni se crea ni se destruye, que únicamente se transforma. Ese principio también lo podemos aplicar a nuestro cuerpo a la hora de ganar o bajar de peso. Cuando comemos, lo que estamos haciendo es ingerir “energía”, mientras que nuestro cuerpo va gastándola a través de la actividad física y el normal funcionamiento de nuestro organismo. Si la diferencia entre lo que comemos y lo que gastamos es negativa, es decir, si gastamos más de lo que ingerimos, la ganancia de peso va a resultar imposible ya que estaremos en déficit calórico. Con nuestros menús a domicilio para muscular y para tonificar acabamos con ese problema. Después del primer estudio nutricional establecemos las calorías que gastas diariamente, con lo que podemos preparar un menú contado con calorías para que puedas subir de peso de forma saludable.

Omitir tiempos de comida

Tal y como explicábamos en el artículo cuántas veces debo comer al día y puedes observar en nuestros menús saludables a domicilio, es importante hacer 5 comidas a lo largo del día. Aunque no es imprescindible y algunas personas pueden sentirse cómodas y saludables con otro reparto horario, por norma general, hacer 5 comidas al día favorece la metabolización de los alimentos, la cantidad de energía disponible a lo largo del día y previene tanto el sobrepeso como el infrapeso. Si eres de los que se pregunta por qué no puedo subir de peso es necesario que te preguntes cómo son tus ingestas de comida: ¿desayunas, comes lo suficiente a lo largo del día, cuántas comidas haces durante la jornada? Es posible que te des cuenta que el recuento global no sea suficiente para aumentar tu peso.

Tamaño de las porciones

Aunque pueda parecer una obviedad, la cantidad de alimentos que comemos influye decisivamente en la ganancia o pérdida de peso. Esa cantidad de alimentos viene definida por el tamaño de las porciones que comemos y, a menudo, ante la pregunta por qué no puede subir de peso se encuentra un mal reparto en el tamaño de las porciones que provoca que no comamos lo suficiente. Así como muchas veces el sobrepeso viene provocado por unas porciones excesivas, la imposibilidad de subir de peso también puede encontrar su razón en unas raciones demasiado escasas.

Enfermedad o estrés

No es ningún diagnóstico ni estamos afirmando nada. De hecho, ante la mínima sospecha de que puedas padecer alguna enfermedad deberías ir al médico. No obstante, debes tener en cuenta que muchas enfermedades pueden estar detrás de la pérdida de peso o la imposibilidad de subir. El caso es que las enfermedades hacen que aumente la demanda de energía que necesita nuestro cuerpo, por lo que el consumo de calorías es mayor. Por otro lado, como consecuencia del ritmo de vida que llevamos hoy en día y a causa de los elevados niveles de estrés, también es normal que aumente la demanda energética y con ella se propicie la pérdida de peso o la dificultad para aumentarlo.

Qué puedo hacer para subir de peso

En Welthy no solo ayudamos a las personas que quieren tener una pérdida de peso saludable, también tenemos menús personalizados y seguimiento nutricional específico para aquellas personas que quieren subir de peso y les cuesta. Con nuestros planes nutricionales, podemos ajustar la ingesta de calorías a tu estilo de vida y actividad física, con lo que conseguimos un aumento de peso saludable, es decir, de masa muscular y no de tejido adiposo. ¡Consulta nuestros menús para muscular en hombres y para tonificar en mujeres!