Comer de forma equilibrada y hacer ejercicio son los dos pilares fundamentales de un estilo de vida saludable. Esto es lo que defendemos y aplicamos a todo lo que hacemos en Welthy. Aunque no todas las dietas ni formas de perder peso son sanas ni recomendables, sí que es verdad que una vida saludable incluye una alimentación correcta y un peso adecuado. ¿Por qué no pierdo peso haciendo dieta? Seguro que lo has escuchado muchas veces o incluso te has sorprendido a ti mismo diciéndolo. Y como todo en esta vida, no tiene una respuesta fácil.

Si eres de los que se pregunta por qué no pierdo peso haciendo dieta, en este artículo de Welthy te vamos a hablar de todas las posibles razones que se pueden estar interponiendo entre tu cuerpo ideal y tu. Nutrición, ejercicio, estilo de vida… Ya te avanzamos que el problema se puede encontrar en cualquier sitio. ¡Toma nota!

Aprende a ser paciente

Aunque tu báscula no lo refleje así, es posible que sí que estés perdiendo peso. Por un lado, si estás comiendo bien y haciendo ejercicio, es posible que a la vez que estás quemando grasas estés generando músculo. Ese cambio puede no verse reflejado en kilos, pero indudablemente sí que se reflejará en tu silueta y en tu salud.

Por otro lado, no todos los cuerpos son iguales ni responden de la misma forma a los estímulos. Es por eso que siempre es recomendable acudir a un nutricionista (es por eso que con nuestros menús ofrecemos servicio de nutricionista), porqué solo un profesional te podrá señalar si tu pérdida de peso es correcta, en los tiempos adecuados y de forma saludable.

No bebes agua

En nuestro artículo sobre la importancia del agua ya os explicamos la necesidad de mantenernos hidratados constantemente. El agua es básica para que nuestro organismo pueda rendir correctamente, y una mala hidratación afectará a la mayoría de sus mecanismos. Entre ellos, la quema de grasas. Sí, si nuestro cuerpo está deshidratado no se queman las grasas. Así que ya sabes, ten el vaso siempre a mano.

No descansas bien

El descanso es otro de los pilares esenciales de una vida saludable. Cuando estamos durmiendo no estamos conscientes, pero es precisamente durante ese tiempo cuando nuestro cuerpo repara y se prepara para el día siguiente. Si no duermes lo suficiente o no descansas correctamente, tu cuerpo lo va a notar, y eso se reflejará en tu peso. El hecho de no dormir la horas suficientes o tener una mala higiene del sueño, hará que tu organismo se ponga en modo “supervivencia”. Eso se traduce en que será mucho más complicado quemar la grasa y, en consecuencia, será mucho más complicado perder peso.

Puede ser la medicación

Esta es otra de las razones por las que antes de ponerse a dieta es preferible contar con asesoramiento de un nutricionista. Hay algunas pastillas o medicaciones que pueden interferir en el hecho de perder peso, por lo que te puede costar más de lo normal. Medicamentos como los antidepresivos, para la tensión alta o la diabetes, son solo algunos ejemplos de medicinas que pueden estar interfiriendo. Debes tener muy claro que tu medicación va por delante de todo, y si un médico te lo ha recetado por ninguna razón debes dejar de tomártelo, puede saber esto te puede venir bien para encontrar la razón detrás de tus problemas para adelgazar.

¿Seguro que comes sano?

Es posible que creas que estás haciendo dieta y comiendo sano y que en realidad no sea así. A menudo, por malas interpretaciones y desconocimiento, podemos estar comiendo de forma no del todo equilibrada o cometiendo errores nutricionales que lastren nuestros resultados. Nuestros menús saludables a domicilio son una buena forma de estar seguro de que todo lo que tomas va en tu misma dirección y te ayuda a cumplir tus objetivos.

Aún puedes esforzarte más

Si quieres perder peso, la dieta por si sola puede no ser suficiente. El ejercicio es el otro aliado que tenemos a nuestro alcance para quemar más calorías y perder esos quilos que no queremos. Cuando empezamos a hacer ejercicio, es habitual perder peso rápidamente y que, una vez hemos perdido los primeros kilos, nos estanquemos en un número concreto. A menudo, eso ocurre porque no forzamos la máquina, nos quedamos en lo que estamos acostumbrados y no vamos a más. Debes tener en cuenta que a menudo que vas haciendo más ejercicio, tu cuerpo también te va a demandar más carga física. Si estás meses y meses con la misma rutina, tu organismo se va a acomodar y no necesitará quemar de más. Así que ya sabes, al gimnasio se va a sudar, y si no te cansas lo suficiente es porque siempre puedes dar un poco más.

Respirar bien es esencial

En el blog de Welthy hemos hablado muchas veces del estrés, la ansiedad, y de como estos estados de ánimo afectan a nuestro organismo y a nuestro peso. Unos niveles de estrés altos provocan que nuestro cuerpo queme menos calorías, además, también hacen que nuestro cerebro emita señales de hambre. Una de las cosas que están más relacionadas con el estrés y los estados de ánimo ansiosos es la respiración. Una respiración profunda y constante puede aliviarnos la ansiedad, y de reboto, facilitar nuestro camino hacia la pérdida de peso.

El alcohol es tu peor enemigo

¿Por qué no pierdo peso haciendo dieta? Puedes estar muy concienciado sobre aquello que comes, la forma en la que lo cocinas y la calidad nutricional de todos los ingrediente. Pero, ¿tienes en cuenta aquello que bebes? Mucha gente no es consciente del poder -negativo- del alcohol a la hora de hacernos ganar y perder peso. No es solo que el alcohol sean calorías vacías que no nos aportan nada a nivel nutricional, sino que además es posible que nos aumente el apetito o que nos haga comer cosas que no ingeriríamos en situaciones normales.

Visita un profesional

En este artículo te hemos hablado sobre algunas de las razones más comunes por las que puedes no perder peso haciendo dieta, no obstante, no hay ninguna respuesta universal ni 100% correcta. Hay otros posibles factores que no hemos tratado en este artículo que pueden estar detrás de situaciones como estas: desequilibrios hormonales, condiciones físicas, problemas digestivos… Es por eso que si crees que por tu estilo de vida y de alimentación deberías estar perdiendo peso y no es así, lo mejor y más recomendable siempre es visitar a un médico para que pueda descartar posibles condiciones de base.

De todos modo, en Welthy estaremos encantados de poder ayudar a cualquier persona que lo quiera a llevar un estilo de vida más saludable a través de una alimentación sana y equilibrada. Nuestros menús semanales a domicilio en Barcelona, están perfectamente adaptados a cada necesidad, para que puedas conseguir tus objetivos de forma cómoda y efectiva.