A menudo, los humanos somos de extremos. Todo debe ser blanco o negro, no encontramos un punto medio -que es donde normalmente se encuentra la verdad-. La pregunta por qué es importante contar calorías suele tener respuestas que van por ese camino. Es posible que hayas leído o escuchado que no debemos tener en cuenta las calorías, que simplemente basta con comer bien. Si bien es cierto que no todos los productos son iguales y que es preferible comer de forma natural y balanceada que ingerir productos procesados, estamos hablando de dos debates distintos. El balance calórico, es decir, el resultado de restar las calorías que salen de nuestro cuerpo respecto a las calorías que ingerimos, es un factor importantísimo cuando se trata de hacer cambios en nuestra composición corporal. Esto no significa que sea el único ni que debamos obviar todos los demás, significa que es algo que no debemos pasar por alto. Es por eso que en el siguiente artículo del blog de Welthy te explicaremos por qué es importante contar calorías así como aclararemos otros aspectos sobre esta cuestión. ¡No te lo pierdas!

La teoría CICO

Como ya hemos explicado, el tema de si deben tener o no en cuenta las calorías es un debate bastante recurrente. En nuestros planes nutricionales a domicilio, partimos de un recuento calórico para cada sexo y objetivo, y eso tiene una razón objetiva: las calorías cuentan.

La teoría CICO (Calories In – Calories Out), parte del primer principio de la termodinámica. ¿Ya no te acuerdas de lo que estudiaste en el instituto? No te preocupes, hacemos memoria: el primer principio de la termodinámica dice que la energía no se crea ni se destruye, simplemente se transforma. Y esa ley, como no, también aplica en nuestro cuerpo. Si lo pasamos a un lenguaje coloquial y lo aplicamos a nuestro día a día, esta ley física nos dice que si ingerimos X calorías y no las convertimos en energía, es decir, las gastamos haciendo alguna actividad física o que requiera de energía, se va a acumular en nuestro cuerpo.

¿Engordan igual todas las calorías?

Es completamente cierto que no todos los alimentos son iguales, de hecho, en Welthy somos los primeros que abogamos por una alimentación saludable, con productos naturales y reales, dejando a un lado los ultraprocesados. Así lo hacemos en todos nuestros menús saludables. No obstante, el balance calórico sigue siendo esencial en la planificación nutricional y a la hora de determinar el resultado de la energía que vamos incorporando a nuestro cuerpo.

Hay quien habla de que las calorías no existen, que simplemente son unidades de medida y no se deben tomar tan enserio. Y en parte es cierto, las calorías son unidades de medida como lo son los metros o los litros, pero no por eso nos dará igual correr 5 km o 50 km, ni tendrá el mismo resultado beber 1 decilitro que 1 litro de cerveza. Como todas las unidades de medida, la calorías son de gran ayuda para determinar y analizar algo concreto, en este caso, sobre el estado fisiológico de la energía.

Un exceso calórico crónico siempre te va a llevar a una ganancia de peso. Independientemente de si ese exceso se produce por medio de comida basura o de comida real, si ingerimos más calorías de las que nuestro cuerpo quema de forma prolongada, estas calorías se instalarán en forma de grasa. Obviamente, a nivel de salud, no será lo mismo un exceso calórico por nueces y aguacate que por frankfurts y patatas fritas. Es absurdo pensar que la procedencia de las calorías no tiene ningún impacto en nuestra salud. El punto es que, aunque su procedencia sea la correcta, un exceso calórico prolongado nos llevará a la ganancia de grasa.

Del mismo modo que no todos los alimentos son iguales, tampoco son iguales todas las personas. Más allá de la alimentación, hay infinidad de factores que pueden influir en cómo se gastan las calorías que ingresan en nuestro cuerpo. Ya sea el sexo, la edad, el ejercicio físico así como alteraciones metabólicas, patologías o endocrinas, sumarán o restarán al gasto energético de la persona. Pero a fin de cuentas, todo esto indica cómo se gastan la calorías y cuantas se gastan, es decir, forman parte del balance calórico de cada persona.

En resumen, el balance calórico es un factor primordial -sino el que más- para que se produzcan cambios en la composición de nuestro cuerpo. No obstante, esto no significa que dos alimentos distintos con el mismo número de calorías tengan un impacto igual en nuestro cuerpo. Nuestra fisiología es muy compleja y hay muchos factores distintos que intervienen, pero eso no significa que el balance calórica no sea imprescindible a la hora de perder grasa o ganar músculo.

Por qué es importante contar calorías

Después de esta introducción más teórica sobre el tema, es momento de ponerlo en práctica y empezar a hablar sobre por qué es importante contar calorías y qué beneficios nos puede traer. Obviamente, partimos de la premisa de que no debemos obsesionarnos con ello y que aún más importante que las calorías está la calidad de los alimentos y su valor nutricional.

El problema está cuando tu alimentación es correcta, los alimentos son correctos y aún así eres incapaz de lograr los objetivos físicos que te propones. En ese momento, quizás sea adecuado dejar a un lado esa visión más intuitiva y empezar a utilizar un método más científico, ya que si no podemos medir y encontrar el problema no podremos mejorar. Para solucionarlo, a continuación te explicamos punto por punto por qué es importante contar calorías en estos casos:

Aprenderás sobre los alimentos y su efecto

Es una forma de aprender, no únicamente sobre los alimentos y sus valores nutricionales, sino también sobre tu propio cuerpo. Al cabo de unos días preguntándote cuántos carbohidratos tienen las patatas cocidas o qué cantidad de proteína encontramos en una pechuga de pollo, esas respuestas te van a venir automáticamente a la cabeza.

Y este no es un conocimiento superfluo, ya que cuanto más conozcas sobre los alimentos, su composición y su efecto en tu organismo, más fácil te será llevar una dieta equilibrada y poder evaluar tus progresos. Con el tiempo, no vas a necesitar ni contar, puesto que lo tendrás tan automatizado que te saldrá solo.

Por otro lado, como ya hemos comentado en este artículo y no nos cansamos de repetir, no todos los cuerpos son iguales ni responden de la misma forma a los mismos estímulos. Otra de las razones por las que es importante contar calorías, así como ser consciente de los alimentos que ingerimos durante la jornada, es que podemos ver la evolución de nuestro cuerpo con cifras y valores concretos. Esto será que conozcamos mejor cuál es nuestro metabolismo, qué gasto energético real tenemos. Ponemos un ejemplo para que se entienda: si sigues nuestro plan nutricional para muscular en mujeres, que tiene un recuento de 2.000 kcal, y aún así pierdes peso, significa que tu gasto calórico es superior. Por el contrario, si en vez de músculo acumulas grasa, será por qué estás gastando menos de lo que ingieres.

Más allá del peso, también podrás ver un impacto en tu salud. Si algún día algo te sienta mal. si tienes algún síntoma que no es habitual, si sospechas de alguna intolerancia… este seguimiento facilitará detectar la causa.

Ayudarás a regular tus hormonas

Uno de los muchos beneficios del real food y la alimentación natural en comparación con la ingesta de productos industriales o refinados es que ayudan a regular nuestras hormonas y a controlar los ciclos naturales de hambre y saciedad. En casos específicos, como pueden ser las personas diabéticas o que tienen poca tolerancia a la glucosa, contar calorías y llevar un seguimiento de aquello que comemos ayudará a encontrar los umbrales ideales para uno mismo.

Ayuda a entender tu propio comportamiento

No siempre debemos fiarnos de todo lo que nos dice nuestro cerebro. De hecho, en muchas ocasiones nuestro propio cerebro nos está engañando. ¿Te has parado a pensar que todo aquello que proviene de la razón lo recordamos perfectamente mientras que los impulsos tendemos a olvidarnos? Esto se traduce en que recordamos muy bien las ensaladas y la verdura que comemos, mientras que no tenemos tan presentes aquellas veces en las que la debilidad nos gana. Esto no es algo nuevo, de hecho, hay varios estudios que explican que tendemos a comer mucho más de lo que posteriormente recordamos.

Contar calorías y registrar nuestras comidas es un ejercicio de confrontación con la realidad que nos puede hacer entender muchos de los comportamientos que tenemos con nuestra alimentación. Quizás descubriremos que no estamos ingiriendo lo suficiente -lo que nos lleva a pasar hambre y a tener atracones-, que comemos demasiado en ciertas comidas o, simplemente, que el no conseguir tus objetivos sea más un desequilibrio a la hora de comer que de lentitud de metabolismo.

Aumenta el compromiso en uno mismo

Hay muchos estudios sobre el comportamiento y la psicología humana que podemos utilizar a nuestro favor para conseguir unos hábitos más saludables. Algunos de estos te los hemos explicado en otros artículos del blog de Welthy, por ejemplo, en el de cómo empezar a comer sano o cómo motivarse para hacer ejercicio. Aquí aplicaremos otro, lo que se conoce como el efecto del observador. Este efecto, que viene siendo documentado desde los años 20 del siglo pasado, explica que nuestra productividad y compromiso aumenta cuando nos sentimos observados. Cuando contamos calorías no estamos haciendo otra cosa que observar nuestro modo de comer, tomar consciencia de ello y autoevaluarnos. En este sentido somos al mismo tiempo observador y observado, algo que hará que mejoremos nuestros resultados. En resumen, contar calorías o simplemente registrar todo aquello que comemos mejora nuestra adherencia al plan nutricional que sigamos, facilitando la obtención de resultados.

Nos impulsa a mejorar

Con el simple paso de empezar a alimentarnos con productos naturales y eliminar los ultraprocesados y refinados de nuestra dieta, la gran mayoría de la gente ya nota la pérdida de peso. No obstante, si eso no va acompañado de actividad física acorde a los objetivos que se quieren conseguir, al cabo de un tiempo se puede llegar a un periodo de estancamiento. Este es otro punto que responde a la pregunta de por qué es importante contar calorías, ya que eso permite tener información más completa sobre el momento en el que nos encontramos. Podemos tomar una decisión más formada y acorde a lo que nuestro cuerpo necesita.

Obviamente, una cosa es decirlo y otra cosa hacerle. No todo el mundo tiene los conocimientos ni el tiempo para llevar un registro completo y fiable de su alimentación, así como para contar las calorías que va ingiriendo. Por otro lado, hacerlo sin un conocimiento completo puede llevarte a tener carencias nutricionales en algunos aspectos. No te preocupes, aquí estamos nosotros para hacerlo por ti. Todos nuestros planes nutricionales cuentan con la combinación exacta de macronutrientes para conseguir los objetivos que te propongas, además, contamos todas las calorías para que el recuento diario te lleve a conseguirlos. Visita nuestros menús para mujer y menús para hombre y elige el que más quieras.