¿Eres de los que nunca tiene tiempo para desayunar o de los que no puede salir de casa sin su ritual diario de desayuno?, ¿De los que no tienen más tiempo que para salir pitando o de los que encuentran minutos de donde sea para poder llenar la barriga? Cada persona es un mundo y cada cuerpo es distinto, pero por lo general, si eres de los primeros, seguramente te estés perdiendo los beneficios de un buen desayuno.

Un desayuno adecuado es una parte fundamental de una alimentación saludable. Lo que nos aporta desayuno saludable se puede notar a lo largo del día tanto a nivel físico como mental, además, con los años, también nos ayudará a prevenir más de una enfermedad. ¿Quieres conocer los beneficios de un buen desayuno? Sigue leyendo este artículo del blog de Welthy y te explicaremos todo lo que debes saber sobre la comida más importante del día. ¡Allá vamos!

Consecuencias de desayunar mal

Las cifras son demoledoras: según un estudio realizado por el Ministerio de Sanidad de España, menos del 10% de los niños españoles desayunan correctamente. Para ser precisos, esa cifra es del 7,5%. Pero si nos paramos a mirar lo que desayunan, los datos aún son más alarmantes: un 20% de los niños salen de casa tomando únicamente un vaso de leche. Por si esto fuera poco, el porcentaje se eleva hasta el 56% para aquellos que desayunan bollería industrial y ultraprocesados altamente calóricos.

Estos malos hábitos en cuanto al desayuno son, en parte, responsables del preocupante aumento de casos de obesidad infantil en nuestro país. En España, 1 de cada 3 niños de entre 2 y 17 años sufren sobrepeso, cifras que tienen mucho que ver con los deficientes o inexistentes desayunos que ingieren.

Beneficios de un buen desayuno

Siempre hay debate y controversia alrededor del desayuno. Como hemos comentado antes, esto tiene que ver con el hecho de que no todos los cuerpos son iguales ni reaccionan de la misma forma. De hecho, si eres de los que son incapaces de comer nada hasta entrada la mañana, tampoco es conveniente forzarte a comer, y mientras a lo largo del día sigas una dieta completa y no notes ningún síntoma de fatiga o carencia nutricional, puede servirte. No obstante, sí que hay gente que sufre esos síntomas y no son conscientes de que el origen está en un desayuno deficiente.

Sea como sea, y a pesar de las dificultades científicas que a menudo plantea ser capaces de relacionar las evidencias físicas con uno u otro hábito, lo cierto es que los estudios indican que un buen desayuno está ligado a una buena dieta -y viceversa-. En general, los beneficios de un buen desayuno se pueden notar en muchos ámbitos de nuestra salud y de nuestro día a día. ¿Quieres saber cuáles son? A continuación te explicamos los beneficios de un buen desayuno:

Nos aporta energía

Parece algo obvio tener que explicarlo, pero es así, desayunar nos aporta energía para encarar el día. La alimentación es nuestro combustible y, así como un coche sin gasolina es incapaz de llegar hasta donde queremos ir, nuestro cuerpo tampoco va a poder rendir si no tiene la energía suficiente. Si tenemos en cuenta que el desayuno es la primera ingesta después de muchas horas, 

Esto es especialmente importante en días de mucho ajetreo y trabajo. Cuando tenemos muchas cosas por delante, es más habitual saltarse el desayuno con la intención de ganarle horas al reloj. Al contrario de lo que podría parecer, no solo no le estamos robando tiempo al reloj, sino que nuestra propia falta de energía hará que tardemos más en hacer tareas simples que en otro momento haríamos de forma sencilla. Por otro lado, si eres de esos que a menudo se sienten cansados, que llegan a mitad del día sin fuerzas y que se les hace un mundo hacer ciertas tareas, una alimentación desequilibrada y un desayuno deficiente podría estar detrás de tus problemas.

Regula el sobrepeso

En el último artículo del blog de Welthy hablamos sobre la importancia de contar calorías y el papel que juega el balance nutricional a la hora de perder grasa. De forma resumida, podríamos decir que la única forma de quemar grasa es ingerir menos calorías de las que quemamos. Ahora bien, eso no significa que debamos dejar de comer para pesar menos. Aún menos significa no tener que desayunar si queremos adelgazar. Para perder peso no debemos dejar de comer, al contrario, debemos empezar a comer bien. Entre los beneficios de un buen desayuno está el hecho de que ayuda a regular el sobrepeso, y esto lo hace por varios motivos. Uno de ellos es que impide los atracones y la ansiedad por comer. ¿Alguna vez has llegado a casa con la necesidad imperiosa de abrir la nevera? Saltarnos el desayuno puede estar detrás de esa necesidad fisiológica. Otro de los beneficios de desayunar bien a la hora de perder peso es que activa tu metabolismo, lo que permite que quemes más calorías a lo largo de todo el día. Finalmente, desayunar bien, hará que tengas menos hambre a lo largo de todo el día, haciendo que llegues a las comidas principales más saciado y previniendo que comas más de la cuenta.

Reduce los problemas cardiovasculares

Según la mayoría de estudios, la tendencia a saltarse el desayuno o hacerlo de forma deficiente se relaciona con otros desequilibrios alimentarios y malos hábitos de alimentación. De hecho, las personas que no desayunan tienen 1,5 veces más placas ateroscleróticas que aquellas que sí lo hacen.

Podríamos decir que, al ser de las primeras cosas que hacemos una vez nos levantamos, el desayuno va a marcar nuestros hábitos a lo largo del día. Un desayuno completo y saludable, será una buena palanca de cambio para nuestros hábitos de vida.

Mejora la memoria

¿Sales de casa y tienes que volver a entrar 2 o 3 veces porque te has dejado las llaves, luego el móvil y finalmente la cartera? ¿Mientras estás trabajando te cuesta acordarte de pequeñas cosas que justo acabas de hacer? Quizás todos esos problemas se arreglarían con un buen desayuno: te explicamos porqué: entre los beneficios de un buen desayuno encontramos la mejora de la memoria. Eso se debe a que desayunar de forma completa hace que funcione mejor la memoria de trabajo, una actividad cerebral que se encarga de la memoria a corto plazo y que es la que nos permite trabajar con distintas cosas a la vez, pensando de forma simultánea. De forma popular, podríamos decir que es la fuerza muscular de nuestro cerebro.

Si no desayunamos, nuestro cerebro no puede recibir toda la glucosa que necesita, algo importante si tenemos en cuenta que es su combustible. La glucosa de nuestro organismo se fabrica a través de lo que ingerimos y en el cerebro se consume hasta un 25% de toda la de nuestro cuerpo. Sin esa glucosa, la memoria de trabajo va a estar bajo mínimos y con ella nuestra capacidad de trabajo y de memoria.

Mejora la concentración

Entre los beneficios de un buen desayuno también encontramos la mejora de la concentración, algo que tiene mucho que ver con lo que hemos explicado en el punto anterior. La memoria de trabajo es lo que nos permite estar trabajando de forma simultánea en distintas cosas. Ahora mismo, mientras estoy escribiendo estas líneas (o mientras tú las estás leyendo) estamos pensando de forma paralela en otras cosas, y quizás no somos ni conscientes de ello. Igual que nuestro móvil, nuestro cerebro también trabaja en segundo plano, analizando todo lo que hay a nuestro alrededor, los movimientos, los sonidos… Si nuestro cerebro no es capaz de poder hacer esto, es cuando nos desconcentramos, cuando perdemos el hilo con facilidad o cuando cualquier cosa nos distrae. Esto sucede porque en vez de poder resolver todos estos estímulos a la vez, nuestro cerebro requiere de su plena atención uno por uno, impidiéndonos concentrarnos realmente en uno de ellos.

Aumenta la motivación

La falta de desayuno o hacerlo de forma incorrecta también puede llevarnos a la irritabilidad, desequilibrios emocionales y mal humor. Es más fácil estar enfadado si tenemos el estómago vacío, ¿no? También sabemos que la forma con la que afrontamos y vemos el mundo tiene mucho que ver con nuestra predisposición a verlas: si estamos felices y positivos, veremos la cosas de una forma más positiva. Si por el contrario, estamos negativos y enfadados con el mundo, será más probable que veamos el lado negativo de las cosas. Un buen desayuno, que nos nutra cuerpo y mente, puede ser el empujón definitivo que necesitamos para empezar el día con las mejores energías, motivados para afrontar lo que nos queda de jornada.

En Welthy, vivimos de primera mano los beneficios de un buen desayuno. Constantemente nos encontramos con clientes que habitualmente no desayunaban o desayunaban muy poco que, tras unos pocos días con nuestros menús saludables a domicilio, sentían como tenían mucha más energía y vitalidad.