El verano es, seguramente, la época del año más esperada. Es cuando tenemos más tiempo libre, cuando podemos viajar, podemos ir a la playa, tomar el sol o ir de excursión… De hecho, todo lo que nos permite el verano es lo que hace que nuestro comportamiento cambie y que resulte complicado mantener el rigor que mantenemos durante el invierno. De nada sirve una operación bikini si durante las vacaciones nos saltamos todas las pautas de una alimentación equilibrada. Es por eso que en siguiente artículo del blog de Welthy te queremos dar las claves sobre cómo deber ser la alimentación saludable en verano. De este modo, sabrás cómo encarar tu dieta de verano y descubrir cuáles son las necesidades de tu cuerpo durante estos meses. ¡No te lo pierdas!

Alimentación saludable en verano: puntos clave

Dieta desordenada

Con la llegada del verano, llegan las primeras preocupaciones sobre si se podrá mantener la línea en estos meses. Lo cierto es que durante el verano puede resultar más complicado que de costumbre llevar una dieta acorde con nuestras necesidades nutricionales. Cenas, comidas, salidas, vacaciones… Los extras se multiplican en verano y, si no le ponemos freno, lo que en un principio son un extra se puede acabar convirtiendo en la norma. Pero si la alimentación es un pilar básico de la vida saludable, el ejercicio es el otro punto fundamental. Y en verano, mucha gente deja a un lado sus rutinas de deporte y gimnasio. Si sumamos los dos puntos, nos encontraremos que consumimos más, de forma más calórica y desordenada y, por otro lado, no estamos quemando lo necesario.

Deshidratación

A causa de la calor y la consecuente sudoración, en verano tenemos muchas más posibilidades de sufrir deshidratación. Es por eso que no solamente debemos aumentar el consumo diario de agua a través de vasos, sino que debemos introducir alimentos con alto porcentaje de agua, como las frutas o las verduras. Lo que mucha gente no sabe es que, con la sudoración, no solamente perdemos agua, sino que también perdemos minerales y vitaminas que deberíamos reponer.

Acción del sol

Por además de provocar calor y hacernos sudar, el Sol tiene otros impactos sobre nuestra piel que, de no tenerlos en cuenta, pueden acabar siendo graves. El 90% de los cánceres de piel son el resultado de la exposición prolongada a los rayos ultravioleta. Además de la correspondiente crema solar, obstáculos para impedir su impacto -como sombrillas y gorros-, la alimentación también puede ayudarnos. De hecho, en el siguiente artículo de Welthy te explicamos cuáles son los alimentos que protegen nuestra piel del Sol.

Menor gasto calórico

Otro punto a tener en cuenta es el de las necesidades de nuestro cuerpo. Nuestro organismo no necesita lo mismo en verano que en invierno. Entonces, ¿Por qué seguir la misma dieta durante todo el año? Además de que solemos llevar una alimentación más desocontrolada, otro de los aspectos que dificultan poder llevar una alimentación saludable en verano y que provocan que se suela aumentar de peso es que en verano nuestro cuerpo consume bastantes menos calorías de lo que lo hace en inverno.

El caso es que uno de los principales gastos calóricos que tenemos es para poder mantener nuestra temperatura corporal. Obviamente, en invierno (o cuando sea que haga frío), vamos a necesitar mucha más energía para mantener caliente nuestro cuerpo de la que vamos a necesitar si ya hace calor en el exterior. En cambio, sí que vamos a tener que refrigerar más nuestro cuerpo, por ejemplo, mediante la sudoración. Finalmente, también se invierte menos energía en la digestión, razón por la cual los platos copiosos o de difícil digestión en verano nos causan más cansancio. Si sumamos todo esto, encontramos el motivo por el cual en verano tenemos menos hambre y nuestro cuerpo nos demanda comidas más ligeras.

Pero hasta aquí solo hemos señalado los problemas y dificultades de llevar una alimentación saludable en verano. ¿Cuáles son las respuesta? A continuación te las explicamos, empezando por la importancia de consumir productos de temporada.

Qué comer en verano: producto de temporada

Precisamente la alimentación sostenible es uno de los puntos clave del manifiesto Welthy, pero no solo porque sea mejor para el medio ambiente, sino porque también lo es para nuestro propio cuerpo, para el paladar y hasta para nuestro bolsillo. Es por eso que nuestro menús saludables a domicilio se adaptan a cada estación con los productos de temporada que tenemos disponibles.

A día de hoy, podemos consumir cualquier producto durante cualquier época del año. Esto sucede porque tenemos la posibilidad de cultivar en invernaderos e importarlos desde cualquier punto del planeta. No obstante, esta solución dista de ser perfecta, ya que por un lado, el sabor no va a ser el mismo y, por otro, el impacto ambiental que supone es muy grande. ¿No resulta más cómodo y lógico consumir en cada momento aquello de lo que disponemos?

Los productos de temporada han sido cultivados con las mejores condiciones climáticas, se han recogido cuando están perfectamente maduros y la distancia que han recorrido hasta llegar a tu plato es mínima. Si lo juntamos todo, el resultado es que el precio es menor, la contaminación también, en cambio, el sabor es más intenso.

Más adelante te hablaremos de los productos de temporada de verano, sobre todo en cuanto a frutas y verduras. Aquellos alimentos que tenemos disponibles durante estos meses y que deberían surtir todos nuestros platos.

Qué comer en verano saludable

Como ya hemos explicado anteriormente, a causa del calor y la sudoración, nuestro organismo sufre la pérdida de nutrientes esenciales que debemos recuperar. Por otro lado, los rayos del sol pueden dañar nuestra piel y organismo, causando quemaduras, manchas, arrugas, hipotensión y cansancio. Es por esto que resulta imprescindible que, durante esta época, nuestro cuerpo reciba todos los minerales y vitaminas que pierde a través del sudor y que nos pueden ayudar a mantenernos sanos.

A continuación te explicamos cuáles son los minerales y vitaminas que deben estar presentes en tu dieta de verano para combatir el calor y ayudarte con tu alimentación saludable en verano:

Vitamina C

La C, es un de las vitaminas de mayor importancia a la hora de estimular nuestro sistema inmune y protegernos ante enfermedades como gripes o catarros, es precisamente por eso que se trata de una de las más consumidas en inverno, la época por excelencia de los catarros. No obstante, durante el verano también cumple un papel de vital importancia, y es que nos ayuda a adaptarnos al calor. La razón es que la vitamina C estimula las glándulas sudoríparas, lo que nos permite bajar la temperatura de nuestro cuerpo y evitar posibles golpes de calor. Además, juega un papel activo para evitar la oxidación celular causada por el sol y estimula la formación de colágeno, que nos evitará quemaduras, arrugas y manchas.

La vitamina C la podemos encontrar en muchos productos de temporada en verano, por ejemplo el melón o el pimiento rojo. Por cierto, ¿Sabías que el pimiento rojo tiene más del doble de vitamina C que una naranja? Otro aspecto a tener cuenta es que es mejor consumirlo en crudo que cocinado, por eso se recomienda añadirlo en ensaladas o simplemente comerlo fresco.

Betacarotenos

Los betacarotenos, una vez ingresan en nuestro organismo, pasan a ser vitamina A. Estos antioxidantes son de gran utilidad en verano, ya que ayudan a que nuestra piel se recupere de la acción del sol. De hecho, esta es la razón por la que se usan en la mayoría de cremas solares. ¿Quieres un truco para saber qué alimentos contienen betacarotenos? Pues simplemente tienes que fijarte en el color de las frutas u hortalizas, ya que la mayoría son de color naranja. Mango, melón, zanahoria o calabazas son productos con muchos betacarotenos.

Omega 3

Presentes en pescados azules, algas y otros productos de mar, así como aceite de oliva o frutos secos, los ácidos grasos omega 3 son de gran beneficio para nuestro organismo, también en verano. Su consumo mejorará el aspecto y la salud de nuestra piel, además, ayuda a fortalecer los huesos, el sistema inmune y a aliviar los síntomas de fatiga tan habituales en verano.

Potasio

El potasio es uno de los minerales que perdemos en mayor cantidad a través de la sudoración, por eso debemos incluirlo en nuestra alimentación saludable de verano. Más allá de esto, los alimentos ricos en potasio, como pueden ser los frutos secos o el melón, nos aportan una energía extra que se convertirá en nuestro mejor aliado contra la típica fatiga estival.

Vitamina A

La vitamina A es seguramente la que nos concede un mayor poder reparador tras largas exposiciones al sol. Además, nos ayudará a prevenir la aparición de manchas en la piel a causa de la acción del sol. No es casualidad que la mayoría de productos cosméticos anti-edad utilicen esta vitamina.

Vitamina D

Como muchos sabréis, la vitamina D la absorbemos a través del Sol. Es posible que os estéis preguntando cómo es posible que necesitemos vitamina D en verano si es, precisamente, la época del año en la que estamos más tiempo bajo el Sol, y la explicación es la siguiente. Siempre debemos usar protector solar cuando estemos al sol, especialmente si lo haremos de forma prolongada. El caso es que los protectores solares no solo bloquean la acción de los rayos ultraviolados, sino que también bloquean la absorción de la vitamina D. El consumo de yemas de huevo o lácteos puede ser una buena fuente de vitamina D, aunque su absorción siempre será menor que a través del Sol.

Frutas y verduras de temporada en verano

Antes hemos hablado de la importancia de comer producto de temporada, también en verano. Pero, ¿Sabes cuáles son las frutas y hortalizas de temporada durante este periodo estival? ¡Te los explicamos!

Frutas de temporada en verano

  • Albaricoque
  • Frambuesa
  • Fresa
  • Melocotón
  • Melón
  • Mora
  • Nectarina
  • Pera
  • Sandía
  • Tomate
  • Higo
  • Granada
  • Uva.

Verduras de temporada en verano

  • Acelga
  • Ajo
  • Berenjena
  • Calabacín
  • Judía
  • Lechuga
  • Patata
  • Pepino
  • Pimiento
  • Remolacha
  • Zanahoria.
  • Cebolla
  • Acelga
  • Endibia
  • Espinaca
  • Maíz
  • Puerro

Consejos de alimentación saludable en verano

Además de la necesidad de consumir ciertas vitaminas y minerales, de incorporar alimentos de temporada y de todo lo que hemos venido contando a los largo del artículo, hay una serie de consejos de alimentación saludable en verano que debemos tener en cuenta para que nuestra dieta sea perfecta:

Hidratación

Si la hidratación es importante durante todo el año, durante el verano aún lo es más. El hecho de que perdamos agua a través de la sudoración, hace imprescindible reponer esos líquidos a través de la alimentación. En ese sentido, es importante saber que las bebidas alcohólicas, lejos de hidratarnos nos deshidratan, por lo que nada es mejor que el agua para satisfacer nuestro cuerpo. En el siguiente artículo te hablamos sobre la importancia del agua.

Porciones ligeras

En verano conviene comer porciones más ligeras que ayuden a facilitar nuestra digestión y evitar comidas muy copiosas que, junto a las temperaturas elevadas, nos harán sentir cansados y fatigados.

Proteína animal

Si quieres introducir proteína animal en tus platos, en esta época del año es mucho mejor optar por los pescados que por la carnes. Por un lado, porque sus ácidos grasos omega 3 son muy necesarios en estos meses, pero también porque su digestión es mucho más fácil que la de la carne.

Tipo de cocción

Pero más allá de los alimentos que comes, la forma en la que los cocines también es importante. Una buena alimentación en verano tendrá esto en cuenta y priorizará los alimentos en crudo, como puede ser el caso de las ensaladas, a la parrilla, al vapor al horno o a la plancha. En todo caso, evitaremos los fritos o los guisados con salsas muy contundentes.